Sensaciones

Umami

Sentimos los gustos dulce, salado, agrio o ácido y amargo, además del Umami, reconocido científicamente como el 5º gusto básico que el paladar humano es capaz de percibir.

En 1908, el Dr. Kikunae Ikeda, investigador y profesor de la Universidad Imperial de Tokio, descubrió, a partir de experimentos con algas marinas, un quinto gusto y lo llamó Umami, que en japonés significa "sabroso".

Umami es uno de los principales responsables de la riqueza y la armonía del sabor, además de contribuir a la aceptación sensorial de los alimentos.

Beneficios

∙ Ayuda en la reducción de sodio: La aplicación de las sustancias Umami en la industria de alimentos es una de las soluciones tecnológicas que viabilizan el desarrollo de productos con menor contenido de sodio.
∙ Confiere el gusto Umami y aumenta la aceptación sensorial.
∙ Confiere complejidad, impacto, continuidad y armonía al sabor.
∙ Suaviza los gustos no deseados (como los de las sales sustitutas del NaCl).

Kokumi

"Kokumi" es una palabra de origen japonesa que significa "delicioso". El Kokumi va más allá de la percepción de los 5 gustos básicos y nos proporciona una experiencia sensorial completa, que equilibra características importantes como impacto inicial de sabor, llenado y continuidad.

Beneficios

∙ Mejora el sabor: enriquece el perfil sensorial, confiere más impacto, continuidad y armonía al sabor.
∙ Suaviza gustos no deseados en alimentos con bajo contenido de sodio.
∙ Proporciona reducción de costos pues potencia el efecto de algunos ingredientes, aumentando su rendimiento y optimizando las formulaciones.

Textura

La textura es un factor determinante en la preferencia del consumidor y que influye en la aceptación del producto. Además de ser visualmente atractivos, sabrosos y saludables, los alimentos necesitan ofrecer una textura adecuada a las expectativas de los consumidores.

Además del atractivo sensorial para el consumidor, una textura adecuada es fundamental para evitar desperdicios en industria. Por ejemplo, productos cárnicos rebanados (como jamones y mortadelas) con baja firmeza y poca elasticidad pueden generar rebanadas quebradizas, aumentando la pérdida durante el corte.

¿Interesado en mejorar la textura de sus productos?
Clique aqui e saiba como!